carloskeen

Carlos Keen, un postal de fines del siglo pasado

Ubicado a quince minutos de la Basílica, este pequeño pueblo parece haber quedado detenido en el tiempo. Las casonas linderas a las vías hoy son anticuarios, mueblerías de estilo campo, casas de productos regionales y restaurantes. El resto del paisaje conserva un prolijo perfil pueblerino en el que se destacan el club Social, algunos comercios, el pequeño templo San Carlos Borromeo (de estilo neorromántico construido en 1906), el Museo rural al aire libre y la feria artesanal. 

El Museo Rural exhibe un conjunto de herramientas antiguas utilizadas para trabajar la tierra en épocas en las que Carlos Keen era un pueblo pujante. 
Cerca de allí, en la vieja estación de trenes, cada fines de semana se realiza la feria de productos artesanales: platería, cestería y elaboración de licores caseros son algunas de sus atractivas ofertas.

Aunque hace treinta años que no pasa el tren, desde el emblemático edificio parten paseos en carruajes y se pueden alquilar caballos para recorrer la zona. 

Carlos Keen es hoy un intenso polo gastronómico que invita a saborear sus deliciosos platos con alternativas para todos los gustos. El asado, los quesos saborizados, la parrilla de verduras, los salames, el jamón crudo y las empanadas de carne cortada a cuchillo y cocidas al disco son algunas de las opciones.  También, las pastas caseras y la cocina a la olla. Después de almorzar en alguno de los restaurantes y parrillas del lugar, una buena idea puede ser visitar la granja que produce gírgolas, unos deliciosos hongos gourmet.

 

FERIA ARTESANAL

Funciona los sábados y domingo a partir del mediodía. 

 

PRODUCTOS LOCALES

- Mezcolanza - Cafeteria, Restauración, Antiguedades

     
CALENDARIO

21 de junio: Fiesta del sol
12 de agosto: Día de la fundación del poblado histórico
4 de noviembre: Día del santo patrono de la localidad, San Carlos Borromeo


Ubicacion:

JavaScript debe ser habilitado para poder utilizar Mapas de Google.
Sin embargo, parece que JavaScript está deshabilitado o no soportado por su navegador.
Para ver Google Maps, habilite JavaScript cambiando las opciones de su navegador y vuelva a intentarlo.


 



Un poco de Historia...

Emplazado sobre los vestigios de la antiquísima ruta conocida como el ”Camino Real”, se alza Carlos Keen, pueblo nombrado así por la Dirección del Ferrocarril que instauró una estación ferroviaria homónima en homenaje al distinguido militar argentino, doctor en jurisprudencia, escritor, político y periodista. Si bien el ferrocarril se comenzó a construir en 1875 como una extensión del tren que iba a unir a Luján con la localidad Pergamino, en realidad se toma como fecha de fundación del pueblo el 12 de agosto de 1881, día en que se inauguró una casilla de madera y un deposito de agua, cuyo fin era abastecer a las locomotoras a vapor.

Con la llegada de la primera locomotora, cambió por completo la historia de este inhóspito paraje. Comenzaron los loteos y de a poco fue surgiendo la silueta del pueblo alrededor de la estación en torno a lo que significaba la llegada del progreso. En 1884 dentro del predio ferroviario, se construyó un galpón el cual se utilizaría como deposito de mercaderías, existente aún hoy día, conocido como el centro cultural El Granero de Carlos Keen.

La gran importancia de su agricultura y ganadería, o el intenso desarrollo cultural era la causa del constante asentamiento de nuevos pobladores. En 1906 se construyó la imponente iglesia San Carlos Borromeo.  En el año 1911 el señor Aniceto Gutiérrez puso en funcionamiento máquinas que abastecían de electricidad a todo el pueblo, época en la que también funcionaba el “Viejo Cine San Carlos” y el Registro Civil. Bailes, carreras de sortijas, domas y pialadas eran parte de las costumbres criollas a las que asistían también habitantes de pueblos vecinos. Para esta época eran casi 3000 los pobladores que ya contaban con un destacamento policial, una oficina de correo y telégrafos, y tres Clubes; el “San Carlos”, el “Independiente” y el “Centro”.

Tiempo después comenzó su decadencia tras disminuir la frecuencia de los trenes de pasajeros, trazarse la Ruta 7 y abrir la Algodonera Flandria. Sin embargo, la perseverancia de empresas locales   que continuaron trabajando ante las adversidades, Carlos Keen no desapareció y permaneció vivo por sus fuertes raíces, para finalmente en 1989 volver a resurgir como un atractivo polo gastronómico de la zona que hasta hoy día no ha parado de crecer en este sentido. 

 

Comentarios   

 
#1 SABER QUE PASA EN CARLOS KEENdaniel 22-06-2013 18:28
Tengo un terreno en Carlos Keen sobre la calle ROCA y un gran proyecto para hacer en el lugar, Me gustaría saber si la municipalidad de lujan me daría una mano en mi emprendimos.mi mail es
 

Publicidad Vivir en Luján