Fue profesor de zoología en la Universidad de Córdoba, subdirector del Museo de La Plata y director del Museo Nacional de Buenos Aires.

 

Publica en 1878 "Los Mamíferos fósiles en la América Meridional", que se traduciría más tarde al francés. En 1884 publicó ''Filogenia'', una obra teórica en la que desarrolla su concepción evolucionista,  y propicia la fundación de una taxonomía zoológica de fundamentos matemáticos. Poco después tuvo Cátedra de Zoología de la Universidad de Córdoba y fue integrado a la Academia Nacional de Ciencias con sede en dicha ciudad. En 1886 es nombrado vicedirector y secretario del Museo de La Plata, asignado a la sección de Paleontología, que enriqueció con su propia colección al venderal al Estado Provincial. Un año después presentó en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias su obra magna, compuesta por 1028 páginas y un atlas: Contribución al conocimiento de los mamíferos fósiles de la República Argentina.

En 1889 fue condecorado con la medalla de bronce en la Exposición Universal de París por contribuir al estudio de los fósiles del país. También aportó Filogenia, o sea principios de clasificación transformista basados sobre leyes naturales y proporciones matemáticas, que lo ubicó entre las pocas figuras mundiales del enfoque paleontológico de la biología evolutiva. En palabras de Domingo Faustino Sarmiento, Ameghino era entonces, "un paisano de Mercedes que aquí nadie conoce, pero que es admirado por los sabios del mundo entero". Esta etapa de su vida culmina en 1906 con un amplio estudio sobre las Formaciones sedimentarias del Cretáceo Superior y del Terciario de Patagonia, una obra que plantea hipótesis sobre la evolución de los diversos mamíferos y analiza las distintas capas de la corteza terrestre y sus posibles edades. Entre 1907 y 1911, vuelve Ameghino a su primitiva dedicación: el hombre fósil, las descripciones de los primeros habitantes, sus industrias y culturas.

Fallece en La Plata, el 6 de agosto de 1911, a causa de diabetes.

En una recopilación, publicada como Obras Completas, se cuentan 24 volúmenes de entre 700 y 800 páginas cada uno, que contienen clasificaciones, estudios, comparaciones y descripciones de más de 9000 animales extinguidos, muchos de ellos descubiertos por él mismo. En su honor se nombraron unas 110 especies.

Los homenajes a Florentino Ameghino en la Argentina y el Mundo son innumerables, ya que incluso en la Luna cuenta con un crater en su haber. Varias localidades argentinas llevan su nombre así como diversas escuelas, bibliotecas y museos, plazas y parques en distintas localidades, el vivero municipal de la ciudad de Miramar, calles en la mayoría de las ciudades argentinas y hasta un dique en la Patagonia. En 1917, la ciudad de La Plata, la Avenida Diagonal 80, hasta entonces llamada Avenida FERROCARRIL, mediante la Ordenanza Municipal N° 3 de fecha 25 de Enero de 1917 pasó a llamarse FLORENTINO AMEGHINO. El mausoleo de Florentino Ameghino en el cementerio de la misma ciudad ha sido declarado Monumento Histórico Nacional al igual que el Museo Municipal de Ciencias Naturales Florentino Ameghino en Luján. También en nuestra ciudad hay un parque a su nombre.





 

TE PARECE INTERESANTE? DEJANOS TUS COMENTARIOS

Código de seguridad
Refescar

Publicidad Descubri Luján