Ramón de los Picapiedras

Capital de sueños


    Sueños de pincel con alas, de duendes escondidos en los cuadros, de vida multicolor, de historias, de frondosos árboles genealógicos, de fantasmas detrás de los lienzos, de vida bien vivida, de familia reunida en la mesa, de arte y cultura activa, de paredes que hablan poesía, de jardines encantados, tribunas míticas, amigos de bar y esquina, muebles que forjan un patrimonio único, casi una postal de tiempo eterno, casi el resplandor de un genio, casi el legado de un creador universal, un soñador a prueba de balas, un romántico bravo y querible, es Luis Humberto Napoli, con su delantal manchado de recuerdos, con sus manos aleteando al infinito.

    Nacido en Pergamino el 25 de agosto de 1924. Metalúrgico de profesión, al principio pintaba durante los fines de semana y feriados, como un pasatiempo. Tiene más de 2000 obras firmadas, 1000 apuntes y 1000 pintadas al óleo, cinco viajes por todo el mundo, 19 países recorridos sin ningún sello oficial, “porque  el que pide se denigra y más se denigra el que da”. Llegó a ser el cuarto pintor argentino en importancia. Alrededor del 60, dirigía un taller con 36 obreros que estaban a su mando, y por no permitir colgar un cartel “Perón-Evita” se lo cerraron. A partir de ese momento se dedicó íntegramente a pintar, a exponer y a viajar, fue una desgracia con suerte.    

Desde el año 1985 se dedicó a orientar a jóvenes aficionados a las artes plásticas, escribió sus memorias en cuatro libros: “Recuerdos de Alcañiz”(2004), “Pinceladas lujaneras 1”(2009), “Pinceladas lujaneras 2” (2009) “Italia, tierra de mis ancestros” (2011), y aún tiene pendiente publicar “La España que yo vi”, “La Rusia que viví”, “Niñez y adolescencia” y “Hojas sueltas”. Siempre con proyectos, con ideas pendientes, Luis suda juventud y vitalidad por donde se lo mire.    
Mentor, profesor, genio, escritor, poeta, fino observador de los sucesos cotidianos, de las maravillas de la naturaleza y de los rumores históricos de los pueblos.

En marzo del año 2011 la Sociedad Italiana reconoce el aporte de don Napoli a la defensa de la cultura y las tradiciones italianas en Luján. Porque es respetuoso de sus genes, coherente con  las fotos de su pasado, puertas abiertas hacia la infancia de aquellos tiempos, vive en una nostalgia creativa y productiva, que se aprecia en su decir, en su mirada y en su obra.

Fue declarado Ciudadano Ilustre por la Dirección de Cultura de Luján, además el Concejo Deliberante, en el año 2011, lo nombró Hijo Dilecto de Luján por unanimidad de sus partes.

Ha participado como co-fundador de diversas instituciones de Luján como son, el Museo Municipal de Artes Plásticas “Fernán Félix de Amador”, la Escuela Municipal de Artes Plásticas, la Asociación Científica de Lumen, la Sociedad Pro-preservación de Edificios y Monumentos Históricos (C.O.P.R.E.L.), la Asociación Artistas Plásticos de Luján, la Comisión Amigos del Museo de Ciencias Naturales “Florentino Ameghino”, la Comisión Amigos del Complejo Museográfico “Enrique Udaondo”, el Museo de Artes Plásticas de la Asociación Cultural “Florentino Ameghino”. Porque sabe que el patrimonio es un legado incunable, porque siente que cada edificio atesora una leyenda, un saber, espíritu eterno del tiempo.

Ha recopilado infinidades de premios, distinciones y menciones a lo largo de su vasta carrera en las artes plásticas y muchísimas entidades de la ciudad, del país y del mundo, hoy albergan en su acervo las obras del pintor: en Luján, La Plata, Mendoza, Coronel Pringles, Entre Ríos, Capital Federal, General Rodríguez, General Urquiza, San Antonio de Areco, Capitán Sarmiento, Moreno, Valencia (España), Polonia, Palermo (Italia), Sperlinga (Italia), Tilcara, Taití. Diseminando su talento por el universo, colmando de magia a las paredes de galerías, casas y museos, como un secreto que nunca muere, como un alma luminosa e inmortal.

Luis Umberto Napoli es una caja de sorpresas, su longevidad le ha permitido presenciar cientos de hechos inolvidables, ha vivido millones de vidas y de sueños, ha sido boxeador, metalúrgico, profesor, guía, sabio, conoce como la palma de su mano la historia de las fachadas de aquellas casas, la arquitectura impoluta de aquellas esquinas de su Luján querido, es un personaje venerado y amado por su pueblo, porque sabe que él también es patrimonio valioso y palpitante, con mucha cuerda aún, con muchos colores en su paleta.   

Próximamente, se estrenará un documental ficcionado sobre su vida llamado “Napoli, desde la Costa Brava”, con el auspicio del Instituto Nacional de Promoción Turística (INPROTUR) en donde él mismo ha sido el actor principal, la voz en off, la estrella de su propia vida, y nos llevará de su mano a recorrer su diario de viaje desde sus inicios a la actualidad.

Sus ojos dicen lo que sus manos no logran plasmar, porque esos ojos han visto, han enseñado, han sufrido, han gozado, pero también son ojos que alumbran, que trazan senderos, tradiciones, pensamientos, lo otro es trabajo de sus manos, manos que le ponen vuelo a las cosas, manos que eternizan, manos que nunca mueren.

  

 


TEXTOS: MARCIA LO FEUDO  - FOTOGRAFIAS: LORUHAMA TERUYA ROSSI


 

Comentarios   

 
#2 luis napolimaria De Lorenzo 21-01-2012 19:15
Excelente nota.màs info por favor.Gracias :D
 
 
+1 #1 luis napolimaria matilde De Lor 21-01-2012 19:06
Muy interesante la nota sobre LUis Napoli.
Bellas sus obras,buena la info sobre Lujan.Me interesa recibir màs novedades.Graci as :-)
 

Publicidad Descubri Luján