Personajes

El Negro Manuel quizá sea uno de los personajes históricos de Luján más importantes y humildes al mismo tiempo. Esclavo africano de origen, acompañó a la Virgen durante todo su viaje, fue quien interpretó el Milagro y fiel devoto suyo hasta el día de su muerte.

Viaje del Negro Manuel
El negro Manuel nació en 1604, en Cabo Verde -hoy ciudad llamada Dakar-, en la costa de los Ríos, zona tórrida y occidental de Africa. En ese tiempo era colonia portuguesa. A los 25 años Manuel es apresado y llevado a Brasil para ser vendido como esclavo, donde es adquirido por el capitán Andrea Juan para su servicio. Dotado de una clara inteligencia y un corazón humilde fue bautizado, quizás en los días de Navidad o Año Nuevo de 1629.

El negro Manuel deja Brasil en enero de 1630, rumbo al puerto de Santa María de los Buenos Aires, junto con el capitán Andrea Juan quien llevaba dos imágenes de la Virgen María a su amigo Antonio Farías de Sáa, a fin de darle culto en la Capilla que estaba construyendo en su estancia de Sumampa ubicada en lo que se conocía entonces como la región de Córdoba del Tucumán.

Llegados a Buenos Aires, Andrea Juan tuvo algunos inconvenientes por ser contrabandista, como era común en esa época. Su amigo Bernabé González Filiano, sale ante las Autoridades por fiador suyo, solventando la deuda. En agradecimiento, Juan Andrea le entrega su esclavo, el negro Manuel, y Filiano a Manuel a su estancia de Luján. Emprendieron entonces las imágenes el largo viaje en carreta hacia el norte.

El Milagro de la Virgen y el Negro Manuel

 

Al atardecer del segundo día de viaje las caravanas acamparon a la vera del río Luján, esperando partir a la mañana temprano para cruzar el cauce, pero la carreta que llevaba las imágenes no pudo ser movida del lugar y, por más que tirasen los bueyes, no pudieron hacer nada al respecto. Discurriendo en tan extraña novedad se supone que el negro Manuel, el cual estaba presente, sugirió que se sacara de la carreta uno de los cajones, y así se hizo pero en vano. Al sugerir que cambiaran de cajón, y ante la admiración de todos, los bueyes siguieran camino sin dificultad.

 

Esto indica que la imagen de la Virgen encerrada en este cajón debe quedarse aquí", sugirió el Negro Manuel, quien desde entonces rindió culto a la milagrosa imagen dejándola en casa de Rosendo Oramas, la estancia más cercana al lugar donde se produjo el milagro. Y el Negro Manuel quedó allí para servirla con prolijidad y esmero. Todo su cuidado era en el aseo y decencia de su altarcito. 

 

En 1686, habiendo visto colmados sus dos más grandes deseos: que María tenga un templo y que en él hubiese un auténtico ministro de Dios, entrega su alma a la Virgen, a quien había servido durante 56 años. Fue sepultado detrás del altar mayor y descansa a los pies de su amada María.

En la actualidad, la APRENEM (Asociación Premio Negrito Manuel) todos los años realiza una gala mediante la cual se premia con una estatuilla a programas de televisión y de radio de diferente índole.



 

 

Fuente: Héctor Francisco Felice 'Diccionario LUJANENSE';  www.peregrinacionlujan.org.ar

 

TE PARECE INTERESANTE? DEJANOS TUS COMENTARIOS

Código de seguridad
Refescar

Publicidad Descubri Luján